La desición de cancelar el reconocimiento al jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, coincidió con la polémica entre círculos católicos de México al